Acusa Francisco Blake a ‘gobiernos’ de estar coludidos con el narco

Proceso

José Gil Olmos | 21 de julio de 2011

MÉXICO, D.F. (apro).- Al instalar las mesas de seguimiento del diálogo entre el gobierno federal y el movimiento de paz que encabeza el poeta Javier Sicilia, el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, defendió la lucha contra el crimen organizado emprendida por el gobierno de Felipe Calderón y acusó a “gobiernos”, sin especificar cuáles ni de qué nivel, de ser omisos o de estar coludidos con el narcotráfico.

Por su parte, Sicilia manifestó que como presidente, Felipe Calderón está obligado a pedir perdón a las víctimas de la guerra contra el narcotráfico e insistió en el retiro paulatino del Ejército de las calles como parte de una nueva estrategia de combate al crimen organizado.

En el evento realizado en el Museo de Antropología se instalaron cuatro mesas de trabajo, en las que se discutirán y acordarán los temas a los que se les dará seguimiento en cuanto a procuración de justicia, atención a víctimas, revisión integral de la estrategia nacional de seguridad con énfasis en el fortalecimiento del tejido social y mecanismos de democracia participativa y democratización de medios.

Ante Blake Mora, Sicilia advirtió que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad no permitirá que se lucre políticamente con el dolor de las víctimas.

Dijo que el gobierno de Calderón ya tuvo tiempo de comprobar que su estrategia belicista ha fracasado; prueba de ello son las miles de víctimas. Por eso, el poeta reiteró que el presidente tiene que cambiarla y pedir perdón a las víctimas de su guerra.

El escritor estuvo acompañado por el expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza, encargado de las negociaciones con el gobierno.

Sicilia indicó que llegaba a la reunión con la esperanza de que este esfuerzo sirva para detener la violencia en el país, porque después del encuentro con Calderón el 23 de junio, continúa la muerte de muchos mexicanos, las desapariciones y los secuestros.

“Cada uno de los desaparecidos y asesinados en nuestro país es una prueba brutal de la profunda equivocación de la estrategia contra el crimen organizado y de la absurda imposición que de esa estrategia ha hecho el gobierno de Estados Unidos, y confirma la incapacidad del gobierno que ustedes encabezan para garantizar la paz y la seguridad, las libertades y los derechos, el desarrollo social y la prosperidad de los mexicanos”, manifestó Sicilia.

En la mesa estaban también la procuradora Marisela Morales y el secretario de Educación, Alonso Lujambio.

En esta primera reunión pública con las autoridades, Sicilia dijo que Calderón ya tuvo suficiente tiempo para poner a prueba sus tesis belicistas que han tenido un altísimo costo social.

Por su parte, Blake dijo que se mantenía el compromiso presidencial de dar respuesta a las exigencias del movimiento ciudadano, pero aseguró que hay inercias que están obstaculizando la estrategia gubernamental e indicó que algunos gobiernos no quieren actuar porque están coludidos con la delincuencia.

Es lamentable, dijo, que “se haya agravado la violencia por omisiones que siguen incurriendo y porque hay gobiernos que no han asumido su responsabilidad y han entrado en complicidad con el crimen organizado”.

Al leer un texto escrito de antemano, el funcionario insistió en que Calderón seguirá en la lucha por encontrar la tranquilidad y vencer, incluso, a quienes “añoran el sistema de colusión de las autoridades con la delincuencia”.

Ante la crítica de Sicilia de que no se ha atendido a las víctimas, el funcionario señaló que también les duelen las vidas que se han perdido a causa de la violencia de los criminales, y que entiende la angustia de buscar a un familiar desaparecido.

“Entendemos la rabia de que no haya justicia. Pero reiteramos el compromiso de trabajar intensamente para ofrecer justicia a todos los mexicanos que han sido víctimas”, expresó.

Por su parte, Sicilia insistió en la necesidad de crear una Fiscalía Especial para atención de las víctimas, una ley que proteja a las víctimas, un mecanismo de protección a periodistas y defensores de derechos humanos, analizar la despenalización de algunas drogas y crear un auditor independiente que vigile a la policía.

En el acto, realizado en el Museo de Antropología, se instalaron cuatro mesas que trabajarán dos meses y prepararán la segunda reunión entre Calderón y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, el 23 de septiembre en el Castillo de Chapultepec.

Por la sociedad civil asistieron las víctimas Julián LeBarón y Araceli Rodríguez, a quienes les mataron a familiares; los sacerdotes Alejandro Solalinde y Miguel Cocha Malo, representantes de las “Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila” (Fundec); Rogelio Gómez Hermosillo, por Alianza Cívica; Clara Jusidman, por la agrupación Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (Incide), entre otros.

Del gobierno federal no asistieron el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna; el de Desarrollo Social, Heriberto Félix, ni el vocero del gabinete de seguridad, Alejandro Poiré, quienes estaban en la lista de asistentes.

Se acordó que trabajarán una vez por semana los próximos dos meses y los resultados se llevarán al segundo encuentro con Felipe Calderón, previsto para el 23 de septiembre en el Castillo de Chapultepec.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: