Texto de introducción de Las Abejas

Organización de la Sociedad Civil Las Abejas

Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

Acteal, Ch’enalvo’, Chiapas, México.

22 de diciembre del 2011

Totik Raúl:

El día de ayer se cumplieron 500 años de algo que no fue celebrado, ni siquiera recordado, por el gobierno como el Bicentenario en el que gastó tanto dinero. Es triste que tampoco la Iglesia lo haya recordado. Pero nosotros queremos recordarlo, porque es de enorme importancia para nosotros los pueblos originarios de esta tierra y además porque coincide con el 14 Aniversario de nuestros mártires de Acteal.

El 21 de diciembre de 1511 un sacerdote, dominico como tú, Totik Raúl, por primera vez hizo que se escuchara la voz profética de la Iglesia contra la opresión, el despojo, la esclavitud y la muerte que trajeron los caxlanes a los pueblos originarios de estas tierras.

En la isla donde primero hicieron su colonia los caxlanes, que se llamaba precisamente Santo Domingo, Fray Antonio de Montesinos pronunció estas fuertes e inolvidables palabras:

Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tan infinitas de ellas, con muertes y estragos nunca oídos, habéis consumido? ¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin darles de comer ni curarlos en sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les dais incurren y se os mueren, y por mejor decir, los matáis, por sacar y adquirir oro cada día? ¿Y qué cuidado tenéis de quien los doctrine, y conozcan a su Dios y creador, sean bautizados, oigan misa, guarden las fiestas y domingos? ¿Estos, no son hombres? ¿No tienen almas racionales? ¿No estáis obligados a amarlos como a vosotros mismos? ¿Esto no entendéis? ¿Esto no sentís? ¿Cómo estáis en tanta profundidad de sueño tan letárgico dormidos?

Entre los que escuchaban asombrados estas palabras se encontraba Bartolomé de las Casas, nuestro primer obispo de Chiapas del que tú eres digno heredero. Pero en ese tiempo todavía no se le abrían los ojos, quizá un poquito como tú estabas antes de venir a Chiapas. Tenía sus esclavos Bartolomé de las Casas y como San Pablo cuando los judíos apedrearon a San Esteban, miraba y escuchaba puesto del lado de los agresores, de los encomenderos caxlanes. Pero igual que San Pablo, una semilla quedó en su corazón y poco tiempo después decidió dejar todo, y dándole la libertad a sus esclavos se puso del lado de nosotros, de los que entonces llamaban indios, y denunciar los crímenes y las violaciones que hacían los caxlanes. Como aquel Saulo se convirtió en el Apóstol de los gentiles, Bartolomé de las Casas se convirtió en el Apóstol y Defensor de los pueblos indios. Igual que Montesinos, igual que Jtotik Samuel e igual que tú Totik Raúl, eso le valió ataques, calumnias y persecuciones, pero no se dejó intimidar y siguió alzando su voz profética. El mismo escribió unos años después lo que sucedió en aquel 21 de diciembre en Santo Domingo. Así, nos narra Fray Bartolomé que después de la homilía que pronunció Antonio de Montesinos, todos los caxlanes de la ciudad y “en especial los oficiales del rey” se pusieron de acuerdo para ir a regañar a ese fraile atrevido y a reclamarle que retirara las palabras que había dicho. Así…

“…acuerdan de ir a reprender y asombrar al predicador y a los demás, si no lo castigaban como a hombre escandaloso, sembrador de doctrina nueva, nunca oída, condenando a todos, y que había hablado contra el rey y su señorío que tenía en estas Indias, afirmando que no podían tener los indios habiéndoselos dado el rey, y éstas eran cosas gravísimas e irremisibles. Llaman a la portería, abre el portero, le dicen que llame al vicario, y aquel fraile que había predicado tan grandes desvaríos.”

Comenta Fray Bartolomé que el superior, el bankilal dominico Fray Pedro de Córdoba, acudió a la puerta y mandó llamar a Fray Antonio de Montesinos, el cual maldito el miedo con que vino. Esas son las palabras de Fray Bartolomé para decirnos que a pesar de los gritos y amenazas su hermano Montesinos no tuvo ni tantito miedo. Y aunque les exigieron a los dominicos que el siguiente domingo retiraran sus palabras, lo que ellos hicieron fue más bien repetirlas y ratificar sus denuncias.

Totik Raúl:

  • Porque tú has abierto tus ojos y te has puesto del lado de los pueblos indígenas y de todos los oprimidos y perseguidos, como los mineros, los migrantes, los homosexuales, los defensores de derechos humanos,
  • Porque predicas un Evangelio que de verdad anuncia la buena nueva a los pobres y la liberación a los oprimidos.
  • Porque eres un digno heredero del primer obispo de Chiapas y de esos tus hermanos dominicos que defendieron la justicia.
  • Porque te han criticado y amenazado porque dices cosas escandalosas y hablas contra el gobierno y denuncias a todos los violadores de los derechos humanos,
  • Y porque maldito el miedo que te da todo eso. Y si te da te lo aguantas gracias a tu Fe.

Por todo eso, queremos otorgarte este reconocimiento, en este día, 14 aniversario de nuestros mártires de Acteal y 500 aniversario del Sermón de Montesinos, a quien reconocemos entre nuestros mártires aunque la Iglesia tampoco lo haya hecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: