Palabras de FUUNDEC en la Presentación del Informe del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias

Presentación del Informe del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias

Saltillo, Coahuila a 28 de marzo de 2012

Buenas tardes a todos y todas , a la mesa que preside esta reunión , a los medios aquí presente , al Centro Diocesano para los Derechos Humanos “Fray Juan de Larios”, al Centro de Derechos Humanos “Juan Gerardi”, y a toda mi querida familia FUUNDEC .

Agradezco la oportunidad de este momento y este espacio siendo la voz de las familias de 230 desaparecidos en el estado de Coahuila, la tragedia que vivimos desde hace de 5 años es imposible expresarla en 7 minutos, pero en este caminar hemos encontrado manos que nos han sostenido y acompañado para tener la fuerza para exigir la búsqueda y localización de nuestros seres queridos, la dignidad  de ellos y nosotras las familias ha sido violentada y por ende nuestros Derechos Humanos. Son personas con nombre y apellido, con sueños e historias de vida, hemos padecido la estigmatización de nuestros desaparecidos, hacernos sentir culpables de su desaparición, según esto, por no haberlos educado de acuerdo a los valores morales.  Pero esto es solo una justificación a su falta de responsabilidad.

Coahuila se encuentra viviendo una compleja situación en materia de seguridad lo que ha provocado un aumento en la violencia por las disputas entre los grupos de la delincuencia organizada aunada a una seria crisis de infiltración de dichos grupos en la estructura de la Fiscalía General del Estado organismo que  debería de procurar la justicia.

En marzo de 2011, cuando el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la ONU visito Saltillo, le informamos que en ese momento contábamos con el registro de 118 personas desaparecidas en 42 eventos, a la fecha tenemos registro de 230 personas desaparecidas en 89 eventos.

El Informe que hoy comentamos nos brinda herramientas para poder continuar con nuestra búsqueda incansable. Nuestra lucha por la verdad y contra la impunidad que ha caracteriza al estado.

Desde el 2010 denunciamos lo que en ese momento consideramos incompetencia y graves omisiones en la procuración de Justicia en el estado. Nuestra hipótesis de colusión e impunidad fueron confirmados.

El mes pasado fueron detenidos diversos servidores públicos tanto de la Fiscalía General del Estado como de la Procuraduría General de la República. Estos servidores públicos participaron en las mesas de seguimiento de nuestros casos. Ahora comprendemos las razones por las que nunca han sido localizados nuestros familiares, tanto en el caso  más antiguo que  cumplió 5 años en febrero pasado, como en los más recientes , el derecho a la verdad se nos ha negado, así claro como respuestas a las preguntas: ¿Qué paso?.¿Dónde están? y ¿quién lo hizo? Las comisiones de Derechos Humanos tanto estatal como nacional tampoco han hecho su trabajo. A las familias con casos recientes la Comisión Estatal les ha dicho que no pueden hacer nada, que les dejen sus datos para las estadísticas.

Nos sorprende la facilidad en la que la actual administración acepta la renuncia sin más del que fuera el Fiscal General del estado, así como la de diversos servidores públicos de la mencionada dependencia. Pero nos sorprende más la permanecían de todo el personal de de la Fiscalía General que laboró en la administración anterior.

Hoy no podemos confiar en las instituciones encargadas de la Procuración de justicia mucho menos en las personas que se encuentran al mando de ellas, quienes nos han demostrado en diversas ocasiones su incompetencia, graves omisiones y nexos con la delincuencia organizada.

La búsqueda de nuestro desaparecidos ha sido meramente de oficio , nosotras hemos sido las investigadoras, los funcionarios a cargo de las investigaciones han llegado a decirnos que ya no los busquemos que probablemente ya estén muertos, que no nos organicemos, y su omisión y no acción ha sido patente en todos los casos, la información que se encuentra en los expedientes ,es la que nosotras hemos proporcionado, y ahora sabiendo la colusión de las autoridades , tenemos  temor sobre la información, proporcionada, y también  angustia de saber que ellos mismos hayan sido los causantes de las desapariciones.

 Hay familias que tienen pruebas fehacientes de quienes participaron, tanto autoridades como particulares y aun así no se ha hecho nada para detenerlos o investigarlos, se han dado datos de casas de seguridad donde puedan estar usándolos para trabajos forzados y aun así no se investiga.

No existen líneas de investigación, ni coordinación en los tres órdenes de gobierno, aun cuando el gobierno del estado ha reconocido que el motivo de las desapariciones es el crimen organizado, no se ha hecho nada.

La actual administración se ha destacado por tener un discurso en pro de los Derechos Humanos. Parece tener voluntad política al elevar a Subprocuraduría la Fiscalía Especial, lamentablemente con el mismo personal que desde su creación no ha logrado resolver un solo de nuestros casos. También se aprobó la tipificación del delito de desaparición forzada, lamentablemente no cuenta con la opinión de las víctimas, organismos de la sociedad civil y organismos internacionales, mucho menos cuenta con los estándares internacionales.

El gobierno del estado ha creado un Programa Estatal de Personas Desaparecidas reconocemos la labor que trata de hacer el gobierno del estado. Pero para FUUNDEC es urgente un programa de búsqueda de vida, dividido en dos grandes líneas los casos de suceso inmediato o muy reciente y casos que han acontecido desde diciembre de 2006. El Gobierno del estado de Coahuila, necesita retomar y reformar su estructura política, tener el valor para realizar acciones urgentes e inmediatas, ya no queremos mentiras ni falsas promesas, demandamos acciones y trabajo de investigación reales, no discursos políticos, las palabras se las lleva el viento, si no pueden  hacer su trabajo, hay personas capaces que lo podrán hacer.

A fin de generar confianza en las instancias de gobierno es necesario observar que los servidores públicos responsables por sus graves omisiones y colusiones con la delincuencia organizada sean llevados ante la justicia.

Y ante todo demandamos derecho a la verdad, y a la justicia.

El dolor causado por la desaparición de nuestros seres queridos es transformado en fuerza e indignación, ante tanta indiferencia y poca acción, son nuestros hijos, hijas, padres, madres, esposos y esposas, los amamos y no sabemos donde están, pero igual no dejaremos de demandar su búsqueda, cada instante de nuestra vida porque ¡VIVOS SE LOS LLEVARON Y VIVOS LOS QUEREMOS!

Palabras en PDF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: