‘No voy a parar, te voy a encontrar’

Cada puntada es de amor y esperanza. Los pañuelos rojos son por las víctimas de la guerra contra el narcotráfico y los verdes por las personas desaparecidas.

Cada pañuelo es por una persona y todos llevan un mensaje que sus familiares, madres, hermanas, esposas, le bordan, como parte de su protesta por la falta de resultados de las autoridades, por la nula búsqueda que han hecho, por la falta de apoyo.

“¿Dónde estás? Nunca pensé bordar un pañuelo porque tú estás desaparecido, ¿por qué, Calderón?”, es el mensaje de Teresa, esposa de Héctor Tapia, desaparecido el 19 de junio de 2010.

Son los primeros pañuelos que se bordan en Torreón. En otras regiones, como Monterrey, los pañuelos ya se juntaron para hacerlos sábanas, que han comenzado a viajar por el mundo, a España, a China.

“Somos nosotros, somos los familiares, no es Calderón, es decir, que esto no debió haber pasado, cada puntada es decirle que lo estoy buscando, que quiero que sepa que no voy a parar, te voy a encontrar, es mucho dolor en cada familia y esperanza de que algún día los encontremos”, explica Teresa.

Familiares de los desaparecidos de Coahuila bordaron en Torreón por sus seres queridos, en una catársis que busca sumar un grito de dolor y esperanza que llegue a las autoridades, para que busquen a los que en estos momentos no están.

“Sí tenemos miedo, pero tenemos que seguir”, dice Delia, madre de Edson de la Rosa, desaparecido, quien utiliza el hilo verde en su bordado como símbolo de la esperanza, “a veces ya no nos podemos levantar, pero el recuerdo de nuestros hijos es lo que nos mueve”.

Óscar es padre de Jesús Daniel Flores, desaparecido el primero de mayo de 2010 en una persecución de gente armada en la colonia Residencial del Norte. Tenía 22 años. El señor dice que cuando se enteró, su realidad se terminó.

“Las autoridades sólo documentan, no hacen nada, en todo este tiempo no ha pasado nada, ya sean autoridades estatales o federales, no trabajan como debieran, no buscan a las personas”,comentó.

Óscar ha hecho investigaciones personales, en conjunto con Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (FUUNDEC) y las otras familias, que han tenido que adoptar un rol de investigadores, que proporcionan a las autoridades nuevos datos para encontrar a sus seres queridos.

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos de regreso”, grita Óscar, junto a sus compañeros, frente al kiosco de la Plaza de Armas de Torreón, mientras se leen uno a uno los nombres de las personas que han desaparecido.

Para él, la conmemoración del Día del Desaparecido significa una esperanza, al saber que no están solos y que a nivel internacional se les está observando y acompañando.

Sandra Velasco, del Centro de Derechos Humanos Juan Gerardi, que acompaña a las familias, dijo que en el Estado se tienen 258 casos documentados, de los cuáles se busca a 252 personas que desaparecieron en 105 eventos diferentes, porque la mayoría fueron en grupo.

“Seis ya se han encontrado, a tres los dejaron libres sus captores, a dos los encontraron en operativos fortuitos, no los estaban buscando, y hubo una persona muerta”, dijo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: