Familiares de desaparecidos bordan para Calderón pesadilla que vivieron en su sexenio

Proceso

MARCELA TURATI

25 DE NOVIEMBRE DE 2012

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Frente al Palacio de Bellas Artes, esta tarde, los integrantes de organizaciones de víctimas de la violencia del sexenio realizaron una despedida para Felipe Calderón en la que llevaron como regalo un edredón con varias almohadas que traían bordados nombres de decenas de personas desaparecidas con el objetivo de que “el dolor de las familias lo persiga y le quite el sueño durante toda su vida”.

Familias provenientes de Michoacán, Guerrero, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Guanajuato, Sinaloa, Baja California, Estado de México, Distrito Federal y Tamaulipas que portaban las fotografías de sus familiares desaparecidos en los últimos seis años estrenaron el grito “Calderón, genocida, preséntalos con vida”. A la misma hora, en Honduras, madres de migrantes hicieron una actividad espejo en la que reclamaron al gobierno mexicano no haber buscado a sus parientes.

En el acto en la Ciudad de México, convocado por Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (Fundem), las familias golpearon con furia una botarga con el rostro del presidente saliente, jugaron futbol con su cabeza, relataron sus tragedias y sus búsquedas, y pasaron lista por los cientos de personas que desaparecieron este sexenio. Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, al menos fueron 24 mil.

“Así como acude a recibir honores y diplomas como héroe queremos que pase aquí por su diploma, su reconocimiento el mayor criminal de la historia de México. Que pase por su edredón, sus almohadas, para que no pueda dormir en toda su perra vida. A ver si es capaz de dormir tranquilo”, gritó desde el micrófono la señora Yolanda Morán, madre del exejecutivo de afores Dan Jereemel, desaparecido en Coahuila. Ella fue una de las mujeres que en mayo del año pasado, en los Diálogos de Chapultepec, pidió ayuda a Calderón para buscar a los ausentes. 

En el templete, de 10:00 a las 15:00 horas, uno a uno de los contingentes llegados en representación de familias de otros estados, fueron expresando sus mensajes de despedida a este gobierno. Algunos de los señalamientos fueron:

“Que el dolor de las madres y de las familias te persiga por toda tu perra vida”… “No tenemos apellido Moreira, Fernández de Cevallos, Wallace o Martí pero también necesitamos a nuestros hijos”… “Te vas con la cabeza agachada, con una patada porque le declaraste la guerra a los ciudadanos no a los delincuentes”… “No es justo que nuestro hijos estén sufriendo por los inhumanos gobiernos”… “Que jamás duerma tranquilo, por la tragedia que deja”… “Esta es la evidencia de la masacre que deja Felipe Calderón”… “Gracias, Calderón, por dejar tantos hijos lejos”…

María Herrera, madre michoacana con cuatro hijos desaparecidos y quien también dialogó el año pasado con el presidente y su gabinete, dijo con lágrimas que todas las autoridades estuvieron coludidas, lo mismo jueces, diputados, senadores, ministerios públicos que gobernadores.

“Que se lleve en su conciencia y su corazón este dolor que nos ha propiciado porque no se vale. De la misma manera que él tiene a sus hijos, los protege, los cuida, tenemos derecho a tener a los nuestros cerca, a abrazarlos… ¿Dónde están nuestros hijos?”, cuestionó la mujer.

Al acto de despedida acudieron representantes de las organizaciones Unidos por Nuestros Desaparecidos, en Baja California; Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, de Chihuahua; Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fundec); Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos ¡Hasta Encontrarlos!, de Guerrero, HIJOS-México, los círculos de Bordadoras por la Paz y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

“Eres el culpable por tomar esa decisión de ir a una guerra estúpida que sabías no ibas a ganar, por no contar con autoridades honestas”, reclamó por micrófono una integrante de Fundec.

Los organizadores hicieron responsable al gobierno federal de lo que pudiera ocurrirles en el camino de regreso a casa, pues en la manifestación se mezclaron varias personas que estuvieron tomando fotografías a los familiares.

En una de las últimas intervenciones, Blanca Martínez, del Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, de la diócesis de Saltillo dijo: “No se va a ir tranquilo, no se va limpio, se va como genocida, como criminal y responsable de miles y miles de desapariciones. El peor presidente de México, se va a acordar de nosotras, el más corrupto, injusto, bestial, miope que llevó a nuestro país a esta tragedia humanitaria. Es un criminal que tiene que ser juzgado a nivel internacional”.

A coro, las familias corearon un “dónde están, dónde están, nuestros hijos donde están”.

Al término de la manifestación, con los ojos arrasados por las lágrimas, las familias se dieron un abrazo de solidaridad y fortaleza para seguir buscando a sus parientes el próximo sexenio. Al micrófono, una de las organizadoras señaló que Enrique Peña Nieto queda emplazado a buscar a las personas desaparecidas.

Bajo el templete, extendida sobre varias sillas, quedó el edredón y las almohadas bordadas por las mujeres de Coahuila con hilos verdes, como símbolo de la esperanza del reencuentro de la persona amada. En cada cuadro se leían mensajes de amor por los ausentes.

“Armando Salas (desaparecido 12 de mayo de 2008) Te amamos, te queremos, te esperamos en casa”.

“Dan Jereemel (19 de diciembre de 2008) Te esperamos en Casa. Confía en Dios. DTB (dios te bendiga)”.

“Carlos Gerardo García Zapat. Te esperamos en casa. Te amo. Te extra. La fe mueve montañas”.

“Israel Torres Lazarín (18 de junio de 2009) Dios, el amor y fe fortalecen la esperanza de volver a estar juntos”.

“Daniel R. Dávila Montalvo. Danny. Desde el día de tu desaparición forzada el 23 de junio de 2009 nuestra vida está detenida pero no pararemos hasta encontrarte. Toda tu familia te ama y te extrañamos mucho: tus padres, hermanos, esposa, hijitos, abuelitos, tíos, cuñadas, sobrinitos te esperamos. Ten fe. Dios está contigo y con nosotros: Tu Mamá”.

“Juan Antonio Ornelas Solís (9 de abril de 2009) Mi amor, tu bebé y tu familia esperan abrazarte y besarte pronto. DTB”.

“Isaías Uribe Hernández (9 de abril de 2009) Te esperamos, te queremos mucho, papi. Tus Hijos. DTB”.

“Armando Salas Ramírez (12 de mayo de 2008) Te queremos, te amamos, te esperamos con los brazos abiertos en casa”.

“Héctor Armando Tapia Osollo (9 de junio de 2010) Luna, tú que lo ves dile cuánto lo extrañamos, dile que lo buscamos, dile… Es ing. Civil gerente de construcción”.

“Santana Cruz reyes (3 de noviembre de 2010) En la comarca lagunera te queremos y extrañamos mucho. Te esperamos pronto en casa. No pararemos hasta encontrarte, por una lucha incansable”.

“Jorge Espinoza Salgado (febrero 2012) Jesús, con tu inmenso poder protégeme”.

“Jesús Daniel Flores. Mi creatura, no descansaremos hasta encontrarte. Tus papás”.

“Hugo Marcelino González Salazar (26 de julio de 2009) Sólo tus besos callarán mi boca. Te amo, hijo. Dios te bendiga”.

Carmen Ramírez Ortiz, una de las bordadoras del edredón (madre de Armando Salas y hermana de Pedro, desaparecidos el 12 de mayo de 2008) explicó que con otras mujeres se reunió cada miércoles en la Plaza de Armas de Torreón para bordar su desgracia.

“Cada puntada que dimos es la esperanza de encontrarlos con vida y de nombrarlos, de hablar con ellos. Cuando bordaba yo iba hablando con mi hijo y le decía: ‘Armando, no pienses que te olvidamos, andamos buscándote´. Con cada puntada los traíamos a la mente.

Posicionamiento final

En el acto, las organizadoras leyeron un mensaje titulado “¿En verdad, te vas con la conciencia tranquila?”, en el que las familias integrantes de Fundem expresaron su rabia, indignación y hartazgo “contra quien provocó la tragedia más grande de la que se tenga memoria, que deja a cientos de miles de huérfanos, madres mutiladas, familias destrozadas y el dolor latente para las siguientes generaciones”.

En la carta abierta a Calderón expresaron: “La Nación te recordará como el Presidente más cruel, sanguinario e inepto de la historia de México. Nuestros hijos, hijas, madres, padres, hermanos y hermanas no son daños colaterales de tu guerra; son víctimas inocentes de tu ambición, de tu miopía política, enorme ego y ansias de poder.

“Nuestros familiares tienen nombre, no son un número de averiguación previa o acta circunstanciada, ellas y ellos tienen sueños, historias de vida y sobre todo una familia que los ama y los buscarán cada instante de nuestras vidas.

“Como Presidente te negaste a escucharnos, pero criminalizaste a nuestros desaparecidos. A pesar de que tenías el poder, el dinero, y las armas, no hiciste nada para evitar esta tragedia humanitaria; quizás, como no son tus hijos, no los buscaste. Tu guerra fallida y tu ambición no tuvieron límites, la historia y nuestras familias se encargarán de recordártelo y nuestro pueblo te juzgará.

“Durante tu sexenio también terminaste de desaparecer la justicia y el derecho a la verdad; tu mal gobierno se distinguió por la simulación, la impunidad, la corrupción, la barbarie, el despojo de nuestros derechos y la nula institucionalidad y gobernabilidad o… ¿quizá fue intencionado? Como sea, eres responsable de esta tragedia, porque tu deber constitucional era garantizar nuestra seguridad y todos nuestros derechos, algo en lo que -a todas luces- no fuiste competente.

“Todas las personas somos iguales -según nuestra Constitución-, pero tú nos clasificaste y aplicaste la justicia selectivamente. Por ello, nuestros reclamos serán tu sombra y te seguirán a donde vayas. No tendrás reposo, ni te vamos a dejar dormir hasta que la justicia llegue con nuestros hijos e hijas.

“Sabemos que si no te importamos los mexicanos, menos te importaron nuestros hermanos y hermanas Centroamericanas, quienes también te demandaron justicia para sus seres queridos, víctimas de desaparición cuando cruzaron nuestro país, en busca de una mejor calidad de vida para sus familias.

“Al pueblo que ‘gobernaste’ lo dejas masacrado, pero no vencido. Por ello, a pesar del dolor, te gritamos hoy y siempre que no estamos vencidas y que nos proponemos encontrar a nuestros seres queridos, así como que la justicia nacional e internacional te alcance y que la historia de condene.

“Porque nuestros Desaparecidos nos faltan a todos, a sus familias y a la sociedad entera. Vivos se los llevaron y vivos los queremos”.

En el acto, la organización HIJOS invitó a los manifestantes a sumarse a las 16:00 horas al campo militar Marte en la protesta de repudio por el monumento a las víctimas mandado a construir por Calderón. El miércoles por la tarde el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad realizará una protesta con veladoras para despedir el llamado “sexenio de la muerte”, a las 17:00 horas en la Estela de Luz. El sábado 1 de diciembre los círculos de Bordadoras por la Paz tenderán los bordados con los nombres de las personas muertas y desaparecidas durante el calderonismo a manera de protesta

Anuncios

Una respuesta a “Familiares de desaparecidos bordan para Calderón pesadilla que vivieron en su sexenio

  1. adrianamorenob 28 noviembre, 2012 en 13:50

    todo fue tan intenso, con tanto dolor desgarrante,con tanta desesperacion y con tanta frustacion que nos deja este sexsenio…medios de comunicacion les agradesco por apoyarnos, por seguirnos y espresarnos.ustedes son nuestra voz al pais y al exterior!!! gracias!!!!
    Adriana: mama de Victor Adrian Rodriguez Moreno, desaparecido el 11 de mayo del 2009, en Fancisco I. Madero Coahila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: