Se abren 11 fosas comunes en México: 300 cuerpos

Lolita Bosch | 11.02.2014

En estos últimos días un hecho ocurrido en el norte de Coahuila ha sacudido a activistas y defensores de derechos humanos de todo el país: se han encontrado en once fosas comunes quinientos restos humanos de trescientas personas.En estos últimos días un hecho ocurrido en el norte de Coahuila ha sacudido a activistas y defensores de derechos humanos de todo el país: se han encontrado en once fosas comunes quinientos restos humanos de trescientas personas.

Coahuila es un estado mexicano que hace frontera con los Estados Unidos. Colinda con Chihuahua, que en el contexto internacional es conocida por los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, y con Nuevo León, cuya capital, Monterrey, atravesó en los pasados años altísimos grados de violencia y se convirtió en el paradigma de la nueva violencia nacional: una ciudad próspera e industrial sumida en el terror. Nuevo León colinda a su vez Tamaulipas, probablemente el estado más silenciado de México.

La combinación de esos tres lugares, especialamente en el triángulo que conforman las localidades de Piedras Negras (Coahuila), Matamoros y Tampico (Tamaulipas), es conocida hoy por el silencio de su prensa, el terror de sus habitantes y la crueldad de sus criminales. Excepto por los activistas de la ciudad de Monterrey y las víctimas de los desaparecidos en Nuevo León y Coahuila, de esa zona de México y el modo en que están enfrentando esta guerra entre cárteles y autoridades que está llevando a extremos invivibles a la sociedad civil, apenas sabemos nada. En ese triángulo quedan ciudades como Reynosa, cuyo periódico El mañana escribió un editorial el año pasado pidiéndoles a los narcotraficantes –y por ende sus aliados en los cuerpos del estado– que les dijeran qué podían publicar y qué no, para que dejaran de atentarlos. En ese triángulo está también Ciudad Victoria, donde los líderes del Cártel del Golfo repartieron regalos y roscas de Reyes la pasada Navidad. Y es uno de los lugares de México donde han asesinado o hecho desaparecer a más periodistas y donde los atentados contra la prensa son más impunes. 

Ahí murieron en 2012 cuatro tuiteros por reportar en directo las zonas menos peligrosas de la región para que los ciudadanos y ciudadanas pudieran transitarlas. A dos jóvenes de 25 y 28 años los colgaron de un puente, a uno lo decapitaron y a la cuarta tuitera, una mujer, le cortaron la cabeza y la plantaron en una maceta junto a un mouse y un teclado de ordenador. Así las cosas en el noreste mexicano.

En estos últimos días, sin embargo, un hecho ocurrido en el norte de Coahuila ha sacudido a los activistas y defensores de derechos humanos de todo el país, si bien la prensa masiva y nacional no se ha hecho todavía eco necesario para difundir la noticia. En diez días se han encontrado en once fosas comunes quinientos restos humanos de trescientas personas. Hasta hoy, la fosa más grande hallada en México –aunque sin duda éste será un episodio que se repetirá en los meses y años que están por venir.

Fuente: http://www.eldiario.es/catalunya/abren-fosas-comunes-Mexico-cuerpos_0_227828169.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: